Al continuar su navegación sin cambiar la configuración de cookies, acepta el uso de cookies con fines estadísticos y para disponer de servicios y ofertas adaptados a sus centros de interés.
Puede cambiar su configuración u obtener más información aquí.
Puede cambiar su configuración u obtener más información aquí.

Protección de las abejas

NUXE se compromete en colaboración
con el Museo del Louvre

NUXE y el Louvre comprometidos por
la protección de las abejas

 

NUXE hace frente común con el mayor museo del mundo en un proyecto de desarrollo sostenible de 3 años de duración: la protección de las abejas.

NUXE está comprometido desde hace algunos años con la protección de esta especie amenazada. Una preocupación compartida por el Museo del Louvre, cuyos jardines de las Tullerías, auténtico pulmón verde de la capital francesa, son un refugio para las abejas.

Las abejas forman también parte de la historia del Louvre por su simbología imperial, en tiempos de Napoleón. Pueden apreciarse en algunas fachadas exteriores del Palacio y en numerosas obras. 

Para más información sobre el compromiso del Louvre, vea: http://presse.louvre.fr/domaine-des-tuileries

 

Colmenas NUXE
en los Jardines de las Tullerías

 

El Louvre abre por primera vez las puertas del Jardín Raffet, a unos pasos del Pont des Arts, para instalar en él, con el apoyo de NUXE, un prado de flores de 1.250 metros cuadrados y 6 colmenas que alojarán a las abejas.

Una situación perfecta, puesto que las abejas liban en un radio de 2 kilómetros en torno a su colmena: de este modo pueden recorrer libremente las 23 hectáreas de las Tullerías.

La protección de las abejas,
un reto medioambiental de primera orden

 

Las abejas son un eslabón esencial para la conservación de la biodiversidad y su extinción tendría consecuencias fatales para el medio ambiente.

En efecto, estas obreras son fundamentales para el ciclo reproductivo de las plantas. Gracias a su trabajo de polinización, favorecen la renovación de la vegetación.

Con la instalación de sus colmenas en pleno centro de la capital francesa, NUXE y el museo del Louvre desean contribuir a la protección del medioambiente.

Arriba