Al continuar su navegación sin cambiar la configuración de cookies, acepta el uso de cookies con fines estadísticos y para disponer de servicios y ofertas adaptados a sus centros de interés.
Puede cambiar su configuración u obtener más información aquí.
Personalizo Acepto

NUXE se compromete con usted

Cada día, NUXE se compromete a seleccionar lo mejor de la naturaleza para concebir unos productos seguros, eficaces y portadores de emociones.
Por una belleza natural y responsable, con total transparencia.

La Naturaleza en el corazón de nuestras fórmulas


En el origen de los descubrimientos terapéuticos más relevantes, la naturaleza es una fuente infinita de energía, regeneración e inspiración para nuestro laboratorio de investigación desde la creación de NUXE.

- Extraemos de ella las moléculas más activas y preciosas para brindarle lo mejor a su piel (patentes en FR sobre los principios activos).

- Damos preferencia al uso de ingredientes de origen vegetal, obtenidos a través de unos procedimientos ecológicos respetuosos con el medio ambiente.

- Excluimos el uso de ciertos ingredientes sintéticos, como los parabenos, los aceites minerales, los colorantes sintéticos, etc.

- Excluimos el uso de materias primas de origen animal (excepto los productos de colmena).

- Nos inspiramos en su sensorialidad, en la emoción que despierta para poder reproducirla en nuestros productos, a través de nuestras texturas y fragancias.

La composición de un tratamiento NUXE

Agua: floral o simplemente pura y desmineralizada, aporta frescor y ligereza a nuestras texturas.

Glicerina: indispensable para una correcta hidratación de la piel, la glicerina que utilizamos es 100 % de origen vegetal, obtenida a partir de trigo y remolacha. 

Principios activos vegetales: de origen natural, son la clave de la eficacia de los tratamientos NUXE. Fruto de los descubrimientos de nuestro laboratorio, en la actualidad son objeto de más de 45 patentes (FR). 

Agentes de textura: damos preferencia a los aceites, las mantecas y las ceras vegetales que aportan riqueza a nuestros tratamientos y permiten modular la untuosidad y la fluidez de las texturas.

Emulsionantes: componentes de origen natural que permiten asociar los ingredientes de una fórmula para obtener una mezcla estable y uniforme (una emulsión). 

Fragancia: composición olfativa creada a medida por perfumistas profesionales en cumplimiento de nuestro estricto pliegue de condiciones interno.  

Conservantes: de origen natural o sintético, son indispensables para evitar el desarrollo de microorganismos durante toda la vida del producto.

Ingredientes específicos: permiten responder a acciones específicas como, por ejemplo, los filtros solares para la protección contra las radiaciones UV.

Su seguridad: nuestra prioridad

Nuestros productos siguen un protocolo de validación muy estricto antes de llegar a su cuarto de baño.

Una rigurosa selección de las materias primas

Nuestros ingredientes cumplen la normativa europea*, considerada la más estricta del mundo. Esta recopila todas las sustancias prohibidas en los productos cosméticos **, los ingredientes sometidos a restricciones en relación con la concentración o las zonas de aplicación y los ingredientes autorizados en las categorías específicas, como los colorantes, los conservantes y los filtros solares.

Además de esta normativa, nuestro equipo de especialistas (toxicólogos, formuladores, etc.) realiza un control todavía más estricto de cada materia prima (fiabilidad del proveedor, origen geográfico de la planta, condiciones de recolecta, método de fabricación, pureza, pruebas de tolerancia, etc.) con el fin de valorar si cumple nuestra carta de formulación natural y autorizar o no su uso en NUXE.

* Directiva cosmética 1223/2009.
** en Europa, hay más de 1 300 ingredientes prohibidos, frente a la escasa treintena en EE. UU., por ejemplo.

Una estricta evaluación de la tolerancia cutánea

Todos nuestros productos se someten a análisis y pruebas inocuidad. Las pruebas de uso se llevan a cabo bajo control dermatológico, en institutos independientes, en voluntarios seleccionados que utilizan nuestros productos de 1 a 2 veces al día durante 1 a 2 meses, es decir, entre 600 y 3 600 aplicaciones sobre la piel. De este modo, el dermatólogo puede comprobar la tolerancia óptima de nuestras fórmulas en condiciones normales de uso. Nosotros completamos este análisis con pruebas con consumidores realizadas a gran escala (entre 60 y 100 voluntarios). 

Además, cada producto es objeto de un informe de «evaluación de la seguridad», llevado a cabo por un experto toxicólogo independiente. Este análisis tiene en cuenta cada ingrediente de la fórmula, su concentración, los datos científicos asociados a su uso sobre la piel y las condiciones de uso del producto final. Entonces, el experto garantiza una perfecta seguridad de uso del producto comercializado.

De conformidad con la normativa, todos estos resultados se recopilan en el Dosier de Información del Producto, a disposición de las autoridades de control (ANSM y DGCCRF*).

*ANSM: Agencia Nacional para la Seguridad de los Medicamentos; DGCCRF: Dirección general de la Competencia, del Consumo y de la Represión de Fraudes.

Un control de calidad a todos los niveles

Durante la fase de desarrollo en nuestros laboratorios, cada producto NUXE se almacena en condiciones específicas de temperatura, humedad, etc. para verificar su resistencia y comprobamos la ausencia de interacciones negativas entre la fórmula y su recipiente (tubo, tarro, frasco). También los sometemos a contaminaciones bacterianas para comprobar la eficacia de los conservantes a la hora de combatir las bacterias presentes. 

Asimismo, garantizamos una caducidad superior a 30 meses y un periodo de uso tras la apertura comprendido entre 6 y 12 meses.

Nuestros productos se fabrican en Francia y, principalmente, en nuestra fábrica de Lécousse (Bretaña). Totalmente renovada el pasado año, la fábrica de NUXE incorpora un laboratorio de control microbiológico y físico-químico para controlar la calidad de los productos desde su fabricación.

Un departamento de vigilancia cosmética a su servicio

A pesar de todas las precauciones que tomamos, es posible que la piel presente reacciones adversas a uno de nuestros productos (enrojecimiento, picor, hinchazón, etc.). Por este motivo, nuestro departamento de vigilancia cosmética se pone a su disposición para

acompañarle e identificar junto a su médico las causas de cualquier reacción adversa.

Registra los casos de efectos secundarios no deseados a escala mundial y debe reaccionar cuando se supera nuestro umbral de alerta. Cuando se sobrepasa este umbral, podemos tomar la decisión de reformular el producto o, en ocasiones, interrumpir su comercialización.

Pero debemos estar tranquilos pues los casos son muy poco frecuentes (solo hay un 0,001 % de reclamaciones a nivel mundial respecto al número de productos vendidos) y nosotros, a pesar de ello, realizamos un seguimiento muy estricto.

Unos tratamientos de eficacia demostrada


Lo que nuestros productos prometen, lo hemos demostrado a través de numerosos ensayos científicos.

UNOS PRINCIPIOS ACTIVOS NATURALES EFICACES Y UNOS DESCUBRIMIENTOS PATENTADOS (FR)

En colaboración con los mejores expertos del sector (botánicos, científicos, productores, extractores, etc.), nuestro laboratorio de investigación identifica las plantas que revisten interés, selecciona el mejor procedimiento de extracción y, a continuación, lleva a cabo pruebas para revelar sus propiedades cosméticas.

Fruto de los descubrimientos de nuestro laboratorio, en la actualidad son objeto de más de 45 patentes NUXE (FR).

MÚLTIPLES PRUEBAS DE EFICACIA 

Para garantizar la eficacia de nuestras fórmulas, recurrimos a laboratorios especializados y a centros clínicos independientes.

De este modo, nuestros tratamiento se someten a multitud de pruebas:

- Pruebas biológicas para comprender los mecanismos de acción de nuestros productos: renovación celular acelerada, protección antioxidante, redensificación...

- Pruebas de uso bajo control dermatológico para evaluar la eficacia medible de nuestros tratamientos, pero también la percibida por los usuarios.

- De conformidad con la normativa cosmética europea*, no realizamos pruebas en animales.

* Directiva cosmética 1223/2009.

 

Los ingredientes controvertidos: hablamos de ellos con usted

¿Qué son? ¿Qué se le/les reprocha? ¿Para qué sirven? ¿Entran en las formulaciones NUXE?

Las siliconas

¿Qué es/son? ¿Qué se le/les reprocha?

Las siliconas son componentes sintéticos derivados del sílice (principal componente de la arena) que permiten obtener unas texturas de tacto suave y sedoso, sin acabado graso ni pegajoso. Algunos piensan que las siliconas asfixian la piel y favorecen la aparición de granos y espinillas.

En realidad, si se utilizan en pequeñas cantidades, las siliconas son inocuas para la piel. Al no penetrar en la barrera cutánea, forman en su superficie una especie de velo de encaje que deja «respirar» la piel. Es posible que algunas pieles no las toleren bien, pero esto suele deberse fundamentalmente al uso de concentraciones elevadas o a una sensibilidad individual.

Existen dos grandes familias de siliconas: las siliconas no cíclicas (ej. dimeticona, dimeticol, etc.) y las siliconas cíclicas (ej.: ciclometicona, ciclopentasiloxano, etc.). De estas últimas se sospecha que son especialmente contaminantes y poco biodegradables.

Los productos NUXE, ¿contienen este ingrediente?

En NUXE, hemos optado por utilizar siliconas no cíclicas en pequeñas dosis y siempre y cuando realmente aporten un plus de sensorialidad a nuestras texturas (ej.: limitar el efecto graso y pegajoso, obtener un tacto sedoso y aterciopelado, etc.).
Incluso en estos casos, nuestras fórmulas siempre contienen un porcentaje mayoritario de ingredientes de origen natural.

El fenoxietanol

¿Qué es/son? ¿Qué se le/les reprocha?

El fenoxietanol es un conservante, ampliamente utilizado en la cosmética desde hace más de 60 años, pero también en medicamentos y alimentos. Impide el desarrollo de microbios (bacterias, hongos, levaduras) en los productos cosméticos. Suele ser de origen sintético pero también lo encontramos en estado natural en el té verde y la chicoria, por ejemplo.

Es el centro de numerosas controversias, con frecuencia confusas: irritante y/o sensibilizante, perturbador endocrino (cuando no existe ningún estudio que demuestre un efecto sobre el sistema hormonal), efecto hepatotóxico (solo en el supuesto de ingerir dosis elevadas). A pesar de todo ello, su seguridad de uso ha sido revisada en varias ocasiones por el Comité Científico para la Seguridad de los Consumidores. En su último informe, fechado en marzo de 2016, confirma que el fenoxietanol no presenta riesgo alguno para la salud del consumidor cuando se utiliza en los productos cosméticos en concentraciones inferiores al 1 %.

Los productos NUXE, ¿contienen este ingrediente?

En NUXE, optamos por utilizar este conservante, fiable y objeto de numerosos estudios científicos, para proteger con eficacia nuestras fórmulas y garantizar la seguridad de uso de nuestros productos. Lo utilizamos en concentraciones muy bajas, con frecuencia inferiores al 0,5 %. 

 

 

Los filtros solares

¿Qué es/son? ¿Qué se le/les reprocha?

Los filtros solares, o filtros UV, son moléculas químicas o minerales capaces de proteger la piel de las radiaciones UV. Esta protección constituye un verdadero reto de salud pública por la necesidad de limitar los efectos negativos de una exposición solar excesiva.

Se sospecha que ciertos filtros químicos son perturbadores endocrinos, alérgenos, perjudiciales para el medio ambiente, etc.; por su parte, se sospecha que los filtros minerales (dióxido de titanio u óxido de cinc) en su forma «nano» pueden traspasar la barrera cutánea. En realidad, el uso de estos componentes está regulado por la legislación europea que enumera los filtros autorizados y la concentración de uso máxima en los productos cosméticos de protección solar. En este sentido, son objeto de estudios estrictos y regulares por parte del Comité Científico para la Seguridad de los Consumidores, encargado de certificar su seguridad de uso.

Por lo que respecta al impacto de los filtros solares en el medio ambiente (concretamente, el blanqueamiento de los corales), los datos se encuentran en fase de estudio. Hasta la fecha, se ha establecido que el impacto de los factores climáticos y la contaminación industrial pare ser netamente superior al provocado por los filtros solares vertidos en los océanos.

Los productos NUXE, ¿contienen este ingrediente?

En Nuxe, hemos desarrollado una gama de productos de protección solar (NUXE Sun) conforme a nuestros compromisos: hemos elegido una asociación de solo 3 o 4 filtros químicos, lo que permite conciliar una protección óptima frente a las radiaciones UVA y UVB y una buena tolerancia cutánea. Todas nuestras fórmulas son resistentes al agua, lo cual limita la dispersión de los filtros solares durante el baño.

El alcohol

¿Qué es/son? ¿Qué se le/les reprocha?

En cosmética, cuando se habla de alcohol, en realidad, nos referimos a etanol. En la lista de ingredientes, figura como «Alcohol» o «Alcohol Denat». No se debe confundir con los alcoholes grasos (tipo cetil, cetearil, estearil alcohol) que son derivados de ácidos grasos vegetales y con propiedades emolientes e hidratantes. Su uso en cosmética está muy extendido por sus propiedades antimicrobianas y astringentes y por la sensación de frescor que aporta a la piel.

En ocasiones, se le atribuyen al alcohol efectos resecantes e irritantes de la piel. Esto se debe a su gran poder desengrasante que puede disolver los lípidos protectores naturalmente presentes en la superficie de la piel. Sin embargo, este efecto «resecante» solo se produce cuando se usa en concentraciones elevadas.

Los productos NUXE, ¿contienen este ingrediente?

En Nuxe, hemos optado por utilizar el alcohol en ciertos tratamientos, siempre en concentraciones bajas (inferiores al 4 %) y siempre de origen natural. Nos permite aportar frescor y ligereza a las texturas, además de reforzar el sistema de conservación de nuestras fórmulas. Nuestras pruebas de uso bajo control dermatológico permiten garantizar la excelente tolerancia de nuestros tratamientos, incluso cuando contienen alcohol.

Los alérgenos

¿Qué es/son? ¿Qué se le/les reprocha?

Denominamos «alérgenos» a aquellas sustancias que pueden provocar reacciones alérgicas en determinadas personas. En el sector de la alimentación, la normativa exige el etiquetado de estos alérgenos (huevo, cacahuetes, lactosa, gluten, etc.) para informar y proteger a los consumidores alérgicos. 

En cosmética, ocurre lo mismo: la normativa europea ha elaborado una lista de 26 alérgenos, la mayoría de ellos de origen natural, que deben figurar obligatoriamente en la lista de ingredientes cuando su concentración en la fórmula supera unos límites determinados (>0,001 % en los productos sin aclarado y >0,01 % en los productos con aclarado).

Los productos NUXE, ¿contienen este ingrediente?

En NUXE, aplicamos una carta estricta que limita el número de alérgenos en nuestros productos, en especial, cuando estos se han concebido para las pieles sensibles o para zonas frágiles (como el contorno de ojos). Asimismo, todos nuestros productos se someten a estudios clínicos rigurosos para limitar los riesgos de alergia. 

De una manera general, si cree que puede ser alérgico a un ingrediente cosmético, le recomendamos comprobar con atención su presencia en la lista de ingredientes que figura en la etiqueta de todos los productos cosméticos. No dude en ponerse en contacto con nuestro servicio de atención al consumidor, el cual podrá confirmar la ausencia del componente al cual reacciona su piel.

 

Arriba